DEUDA DE HONOR. MÁS QUE UN WESTERN

Al igual que sucede con numerosos libros, series o cómics, en el cine encontramos muestras de relatos que no pertenecen a un género en concreto, sino que abarcan varios a la vez. Es el manido debate que podemos aplicar a numerosos films. Por ejemplo, Alien: ¿Es Ciencia Ficción o Terror? ¿ Es Thriller? ¿O es todas esas cosas? Personalmente, prefiero quedarme con que la opción de que la obra maestra de Ridley Scott es todas esas cosas. Pues lo mismo sucede con la estupenda película que vamos a comentar ahora. Sería fácil reducirlo al asunto Western por la época y la atmósfera de la misma. Pero nos quedaríamos en lo superficial. Porque “Deuda de Honor” es mucho más que un Western. Es una mirada diferente a este género. Es una epopeya de otras características, más bien, de corte social y costumbrista. Por supuesto, todo ello, enmarcado en el territorio de la aventura, de la lucha por la supervivencia y la redención personal.

“Deuda de Honor” nos cuenta una historia real detrás de una novelización. El autor del libro que da origen al guión se llama Glendon Swarthout, y tituló su manuscrito como “The Homesman” (título en inglés también del film). Y no está puesto así a capricho. ¿Por qué digo esto? Por que en la película han olvidado una pequeña explicación acerca de quien o qué es un Homesman. En aquellos tiempos, se denominaba así a los voluntarios que se jugaban la vida para llevar de un extremo del país a otro a las mujeres enfermas mentales. Un cargo público que existió de verdad y que inspiró al autor para su novela. Al igual que existió de verdad nuestra protagonista, Mary Bee Cuddy (Hilary Swank), una mujer que para aquellos años era muy avanzada intelectualmente y en carácter, lo cual intimidaba a los varones, como bien se aprecia en la película. En el pueblo donde vive Mary Bee, tres mujeres pierden a sus hijos de manera trágica, y con ello, pierden también sus mentes, por lo que deben llevárselas de allí a un sitio donde puedan cuidar de ellas, ya que los maridos han de ocuparse de las granjas y el ganado.

Es en este contexto cuando Mary Bee se ofrece voluntaria para conducir ella misma a sus pobres vecinas desdichadas, ante la cobardía y el egoísmo de los hombres del pueblo. Un viaje que cambiará su vida y supondrá la posible redención de un delincuente llamado George Briggs (Tommy Lee Jones), al que Mary Bee salvará la vida. He aquí la Deuda de Honor que da título a esta fascinante aventura. Una película bella, poética y que está más allá de los convencionalismos del western. Un potente drama psicológico y social que nos muestra otra cara de la época.

Editada por DIVISA HOME VIDEO, supone una de las mejores novedades en el mercado doméstico que ya se pueden encontrar en todos los puntos de venta. Con esta película, el dinero se emplea muy bien.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s