WARCRAFT: UN COMIENZO PROMETEDOR

Tenemos una nueva franquicia en ciernes. Todo dependerá de la recaudación de esta primera entrega. Por el momento, y según apuntan las cifras, al menos en España lleva ya dos millones de euros, siendo la primera de la taquilla. Son buenos signos para augurarle un futuro prometedor a Warcraft, no solo por la vertiente económica, sino también por la historia que nos cuenta. Tengo que decir ante todo, que mis conocimientos sobre el videojuego son nulos, por lo tanto, mi juicio no será el mismo que el de un gamer o fanático cercano al mismo. Un juego que por otro lado ya tiempo atrás, generó una serie de libros que duran hasta hoy, aventuras basadas en los personajes del mismo. Y esta película, producida por el propio estudio creador de este mundo, Blizzard, no pretende otra cosa más que ser eso; un relato que de origen a una saga de aventuras, y que no obligue a nadie a ser un experto en la materia para poder comprender la cinta.

¿Qué nos cuenta Warcraft? Nos adentra en un mundo fantástico en el que la raza de los Orcos se enfrenta al declive de su civilización, y deben buscar un nuevo hogar para sus congéneres. El líder de los orcos, Guldan, tiene una motivación oculta, ya que quiere dominar todos los mundos posibles y someter a los orcos bajo su yugo; el jefe del clan Lobo Gélido, Durotan, se da cuenta de esto y sabe que su propia familia corre peligro, por lo que intentará una alianza con los seres humanos, gobernados por el Rey Lane y su mano derecha, Lothar (Travis Fimmel), el mejor guerrero de Ventormenta, escéptico con los orcos y cuya única preocupación es que no le ocurra nada a su hijo, convertido recientemente en miembro de la Guardia Real. La amenaza de los orcos supone un desafío mayor cuando entra en juego la magia, y el Guardián del reino, Medivh, es el único que puede desentrañar las verdaderas intenciones de Guldan y salvar la situación.

Una historia que, a simple vista, puede resultar simple, pero que esconde algunas aristas. Muchas aventuras, drama épico y unos personajes bien presentados, aunque siempre queda la sensación de que hay cosas sobre ellos que se guardan para futuras entregas. Creo que es una película que no solo se dirige a los fans del universo Warcraft, sino que busca captar nuevos seguidores. Y desde luego, comparar esta historia con otras sagas del género como el Señor de los Anillos o Juego de Tronos, como están haciendo otros, es bastante injusto y carece de sentido (por ejemplo, con la concepción de los Orcos, aquí son una raza humanoide en todos los aspectos). Especialmente, achacarlo a Duncan Jones, el director del film, porque este se basa en un videojuego, si acaso el cual, podría “beber” de motivos puramente estéticos de Tolkien y George Martin. Como siempre, muchos se quedan en las más pobres etiquetas para satisfacer sus enormes egolatrías. Warcraft no pretende trascender, no quiere cambiar nada. Es una muestra más del género, y son dos horas de buena aventura que nos recuerdan el placer de ir al cine. Esta es mi opinión al respecto, vosotros decidís si queréis verla o no.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s