VÍCTOR FRANKENSTEIN: CUANDO EL HOMBRE JUEGA A SER DIOS

Resultado de imagen de victor frankenstein pelicula frases

Quizás este sea uno de los artículos más difíciles que voy a escribir. Porque la película de la que voy a hablar, toca asuntos de importante calado, y de los que merece la pena hablar un poco. Muchos podrán echar pestes sobre ello y sobre el film en cuestión especialmente. De hecho, casi nadie se acuerda de que esta película existe. ¿Acaso es porque se ha estrenado en un mal momento? ¿Es porque no ha tenido una campaña de marketing apropiada? No, ni mucho menos. Esto se debe a que, de nuevo, estamos ante algo de lo que venimos hablando estos días atrás. Los opinadores de andar por casa, esos que simplemente ven un trailer y se informan a través de redes sociales, como si estas fuesen el sanctasantorum de la sabiduría, ríanse de las antiguas Academias de Platón o Aristóteles. En su momento, me quedé con ganas de verla. No por quien sale o quien hace este film, sino porque la historia de Frankenstein me gusta. He de admitir que, en su momento, leí la novela original de Mary Shelley “Frankenstein o el Moderno Prometeo”. Un estilo de escritura bastante denso, con poco ritmo. Siempre he preferido las diferentes adaptaciones en pantalla, entre otras cosas porque dichas adaptaciones; ya sean la de Boris Karloff, la de Kenneth Brannagh o la graciosísima “El Jovencito Frankenstein de Mel Brooks”, contienen la esencia del relato, lo que Shelley intentaba hacernos llegar: Es peligroso jugar a ser Dios. Y es que hay misterios que, muy posiblemente, la Ciencia nunca pueda llegar a ellos.

Todos conocemos, en mayor o menor medida la trama de Frankenstein. Pero en esta ocasión, se ha querido profundizar en el personaje del doctor. Es decir, el objetivo de esta película no es crear al Monstruo como tal (algo que llega pero al final del film), sino profundizar en el perfil psicológico del personaje, cómo Víctor Frankenstein (un sensacional James Mcavoy) va poniendo su enorme intelecto, su genio visionario, al servicio de la locura. Aquí se toma como eje de la cinta y narrador a su amigo y ayudante, Igor (Daniel Radcliffe), un joven jorobado con una mente brillante, criado en un circo donde le someten a numerosas crueldades e intentan castrarle de forma intelectual para que sea un mero bufón del que reírse y lucrarse gracias su sufrimiento. Ambos se conocen cuando una equilibrista sufre un accidente durante un espectáculo nocturno del circo, y el tímido jorobado cura de forma rápida y sencilla la lesión de su compañera, de la que está enamorado. Víctor reconoce a un genio, y a partir de ese instante, se crea entre ambos un vínculo fuerte, que trasciende el compañerismo y desemboca en una amistad, aunque algo dañada por la forma de ser de Frankenstein, un hombre que se siente incomprendido, con un trauma personal importante que le lleva a desafiar las leyes de la naturaleza. Quiere vencer  a la Muerte, lo que llevará a la destrucción de todo lo que le importa.

He de decir que mi mayor sorpresa en esta película ha sido la interpretación de Daniel Radcliffe, quizás la mejor que he visto hasta ahora desde que finalizó la saga de Harry Potter. Aquí transmite timidez, miedo, admiración y logra hacer creíble un Igor totalmente distinto al de Marty Feldman del Jovencito Frankenstein. La atmósfera del film quiere recordarnos al Sherlock Holmes de Guy Ritchie, de hecho, hay momentos de acción algo vertiginosos similares. Una cinta que nos cuenta una historia que ya conocemos desde otra perspectiva y que contiene un buen ritmo. Quizás podría haber profundizado un poco más en determinados aspectos, pero creo que cumple con su cometido final, que es el de tratar de nuevo el eterno conflicto del Hombre con Dios, o en su defecto, la arrogancia del Hombre que pretende controlar y manipular la Naturaleza a su antojo. Pero en ella veo también la constante postura radical de que la Religión es algo supersticioso e irreconciliable con los tiempos actuales, en los que todos deberíamos ser ciudadanos del mundo cosmopolita, moderno, ajenos a creencias absurdas de hombres que resucitan, y más pegados a los saberes demostrables con fórmulas y estadísticas. Respecto a estos asuntos, me tomo una pequeña libertad, y es la de compartir con vosotros una reflexión acerca de dichos asuntos.

No soy científico, ni soy teólogo. Soy un humilde espectador cultureta que quiere compartir sus pequeñas reflexiones con vosotros acerca de lo que le suscitan las películas o libros que lee. Por ejemplo, he leído en un artículo publicado en el periódico “El País” en Enero del año pasado, en el que se dice lo siguiente: ““La mayor parte de la gente en EE UU tiene orientaciones favorables hacia la ciencia o la religión, pero no hacia ambas”. En dicho artículo, se menciona un estudio sociológico realizado en el gigante americano; y se podrían resumir sus resultados en el párrafo que viene a continuación:

A partir de sus resultados, dividieron los puntos de vista de los estadounidenses entre tradicionales, modernos y postseculares. Los primeros, el 41% de la población, son más favorables a la religión; los segundos, el 36%, más favorables a la ciencia; y los terceros, el 21%, aceptan los postulados científicos siempre que no entren en conflicto con sus creencias, como el caso de la evolución humana a partir de otros animales o la aparición del universo con el Big Bang. En estos dos casos de confrontación, estos individuos, aún más religiosos que los tradicionales, rechazan la visión de la ciencia respecto al Big Bang (94%) o la evolución (97%). Pese a renegar de estos planteamientos en que la ciencia puede pisarle parte del terreno a la religión como filosofía de vida, los postseculares no son ignorantes respecto a la ciencia, algo que sucede con más frecuencia en el caso de los tradicionales. De estos últimos, solo el 47% sabían que la radiactividad, además de con las bombas atómicas o en las centrales nucleares, se produce en la naturaleza. El 92% de los modernos conocía este hecho y el 90% de los postseculares también”.

Cada uno que piense lo que estime conveniente. A mi entender, aquí se encuentra la base de todo y que muy pocos ven, el problema fundamental: la Tolerancia. ¿Por qué nos empeñamos en que la Ciencia excluya la Religión? ¿Por qué queremos seguir tropezando siempre en la misma piedra de que todos debemos pensar y creer lo mismo? ¿Bajo qué pretexto, la igualdad? Más bien, sería la mediocridad, la falta de criterio. Cuando no hay tolerancia ni respeto, cuando uno carece de humildad y no es capaz de aceptar sus propias limitaciones, entonces esa persona se transformará en alguien narcisista, ególatra. Se endiosará. Y da igual que uno sea más favorable a la Ciencia que la Religión, los extremos siempre se andan tocando. Especialmente hay una tendencia malsana a pensar que los Científicos son ateos y no tienen respeto por las creencias religiosas. Ya lo decía Einstein:

“Dios es un misterio. Pero un misterio comprensible. No tengo sino admiración cuando observo las leyes de la naturaleza. No hay leyes sin un Legislador… En vista de tal armonía en el Cosmos, que yo con mi mente limitada, soy capaz de reconocer, aun hay gente que dice que no hay Dios; pero lo que realmente me enoja es que me citan para apoyar sus puntos de vista”

Una cosa no excluye a la otra. Solo hay que respetar a los demás. Es tan simple como difícil, sobretodo cuando cada vez la información es más desinformación, cuando la educación es cada vez más “educastración”. A medida que pasa el tiempo somos menos libres, pero no nos damos cuenta de ello. Nos están ganando la batalla. Seamos humildes. Hay misterios que puede que no resolvamos nunca, esforcémonos por tener una buena vida. Eso es lo que nos transmite esta película. Citando de nuevo a Einstein: ” El Misterio es la cosa más bonita que podemos experimentar. Es la fuente de todo Arte y Ciencia verdaderos”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s