TARDE PARA LA IRA: NO ES PARA TANTO

Resultado de imagen de tarde para la ira

Esta es una de las grandes apuestas del cine patrio para este año. Muy posiblemente la veamos en los próximos Goya, supernominada, incluso puede que arrase. De hecho, sería lo más “lógico”, teniendo en cuenta la gran campaña de marketing orquestada para dar bombo y platillo a Raúl Arévalo como director y a su ópera prima, a la que debo calificar como épic fail. Siento decirlo, pero eso es lo que siento con esta película. Que conste, Raúl Arévalo me gusta mucho como actor, ha demostrado ser alguien muy solvente, capaz de hacernos reír y llorar. Pero partimos aquí de una premisa que creo es errónea. Veamos. El hecho de que un individuo sea un gran actor y trabaje con directores estupendos de los más conocidos, elegid vosotros los ejemplos, no quiere decir que dicho individuo, se convierta en un gran director como por arte de magia. Con esta premisa, yo me pregunto: ¿Y por qué hay tanta gente estudiando en escuelas de cine? Porque si uno se convierte en Director así sin más, ¿para qué perder el tiempo en un aula?

La cruda realidad de Tarde para la Ira, es que la película fracasa no tanto por la labor de dirección, sino por el guión (firmado por el propio Raúl Arévalo y otro señor), carente de contexto, de emociones y de personajes con los que podamos conectar. Insisto, todo lo que digo aquí no es más que una percepción personal, lo cual no quita que vayáis a verla y le saquéis cosas que no veo o soy incapaz de entrever. Posiblemente este relato tenga una intrahistoria desconocida, solamente accesible para aquellos profanos en la materia. Por supuesto, me refiero a esta nueva expresión que se empieza a utilizar mucho ahora (la primera vez fue con la Julieta de Almodóvar, y que yo mismo también usé), algo que procuraré no volver a decir porque creo que sirve como excusa para aquellos autores que se preocupan lo justo por su obra. Es decir, una película contenida es aquella en la que se perciben emociones pero que estas no se terminan de desatar. Vamos, que no pasa nada relevante en ella, para que nos entendamos. A lo mejor es que soy muy iluso, pero creo que los personajes tienen que evolucionar, empezar de una manera y acabar de otra. Aquí hay esa evolución pero tampoco mucha, lo iré aclarando más adelante. Se supone, según las palabras del propio Arévalo, que ha tardado ocho años en sacar este proyecto adelante. Solo voy a decir que ocho años es tiempo para revisar una historia y ver si todo encaja. Ahora bien, las prisas nunca son buenas. ¿Son prisas, o simplemente es puro ego mal gestionado? No lo sé, pero le ha pasado factura al film.

Puede que el director se haya tomado de forma muy literal algo que dijo Patricia Highsmith sobre empezar las historias lo más cercanas al final posible. Digo esto porque el film empieza por la mitad. Quizás el comienzo sea lo mejor de la cinta; una persecución bien rodada que con unos cuantos medios más habría quedado mejor, pero es uno de esos pocos picos realmente emocionantes y casi adrenalíticos que tiene la cinta; instantes breves en los que el tiempo pasa más rápido y los acontecimientos avanzan. Pero hay muchas bajadas de ritmo. Y no existe una respuesta clara y definitiva hacia el motivo de tanto problema. ¿O sí, pero no queremos verlo? Creo que el Cine Español tiene tres problemas fundamentales, los cuales, nadie quiere ver ni resolver, porque hay mucho interesado en que no cambie el statu quo:

  1. Falta de Presupuesto, aunque hay producciones de los últimos años que demuestran una mejoría técnica, leve, pero mejoría.
  2. Los Guiones.
  3. El Ego y la envidia hacia Hollywood, recordemos eso que se anuncia tanto ahora de la “cultura europea”.

Dicho esto, vuelvo a la cuestión del guión bastante irregular de la película. Estamos ante una historia de venganza. José (Antonio de la Torre) ha sufrido un trauma personal importante relacionado con un atraco a una joyería ocho años atrás. Durante ese tiempo ha estado buscando a los responsables de su dolor. ¿Cómo los encuentra? Porque aparece un día en un bar en el que resulta que trabajan la mujer y cuñado de uno de los atracadores, al único al que atraparon, Curro (Luis Callejo, el mejor actor de la película), que lleva ocho años en prisión. Repito: ¿Cómo averigua el protagonista estas cosas? Porque no tiene ayuda de nadie, está totalmente solo, ni siquiera hay un solo policía en la película, salvo los patrulleros que atrapan a la banda y luego una pareja de la Guardia Civil más adelante. No sé, a lo mejor soy yo que tengo un concepto más arcaico del realismo y la coherencia. Por otra parte, el personaje de la mujer de Curro, interpretada por Ruth Díaz en el film y por el que ha ganado un premio en el Festival de Venecia, en fin no está mal pero tampoco creo que sea para tanto, y parece que en su personaje se reflejan otros temas del film como el “desamor y volver a empezar”, dicho por la propia actriz. Claramente, vemos que se trata de una mujer que tiene miedo de su marido, y al mismo tiempo, está “enganchada” a él, pero la manera de interpretarla no me ha convencido.

Tampoco es creíble que una emoción como la Ira esté contenida hasta el último tramo de la película. Dalái Lama dijo: “La Ira es nuestro auténtico enemigo ya que se haya en nuestra mente. La Ira no cambia nunca su Naturaleza. Siempre hiere y destruye. Y lo que es peor, siempre aniquila nuestras fuerzas y energías”. Probervios 29:11: “El necio da rienda suelta a su Ira, más el sabio al fin la sosiega”. Es decir, un personaje llevado por la Ira no es sabio en ningún momento porque es incapaz de controlarla. La Ira es destructora, arrasa con todo lo que hay a su alrededor. Antonio de la Torre es un buen actor, y nos da una buena muestra de ese arranque de la Ira, pero aquí se echa de menos algo de sangre, de destrucción de horror, porque esta afecta a todo lo que uno tiene alrededor. ¿O es que el título de la cinta va por otros derroteros y a lo que se refiere es a que ya es demasiado tarde para dejarse llevar por la Ira y que no tiene sentido hacerlo? Sinceramente, lo desconozco. Tal y como dije antes, lo que falla en esta película no es la dirección en sí. El fallo principal es la historia, que está mal planteada, con poco realismo, y desaprovechada para lo que podría haber sido. Desde luego, la falta de presupuesto se nota, pero un buen director tiene que saber adaptarse a ello, y si hay relatos que no se pueden llevar a cabo por falta de dinero, pues mejor que no se hagan. Tiene cosas positivas, como he dicho, gracias a los actores, especialmente a De la Torre y Callejo, ambos muestran esa evolución en sus personajes, pero lo demás se derrumba como un castillo de naipes. Y es que podría haber sido una buena película ochentera al estilo hollywood con acción, mucha sangre y toques de humor negro, pero se ha optado por una vía equivocada. Supongo que para salvaguardar eso de la “excepcionalidad” del cine español. Lo cual no quiere decir que vosotros no le encontréis otras cosas buenas que a mí se me hayan escapado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s