UN MONSTRUO VIENE A VERME: UNA OBRA MAESTRA

Resultado de imagen de un monstruo viene a verme pelicula

“Las historias son criaturas salvajes”. Y la historia de “Un Monstruo viene a verme” es una muestra de ello. Hacía mucho tiempo que no contemplaba un ejercicio cinematográfico de altura. Una de esas raras ocasiones en las que te encuentras relatos bien construidos y con personajes bien perfilados con los que el espectador conecta sin problemas. Pero especialmente, echaba de menos una historia de la vida en la que se hable de temas que nos tocan muy de cerca. Y el director Juan Antonio Bayona ha traído un pedacito de ese complejo puzle que es la realidad del ser humano aderezado con un toque fantástico, logrando un resultado que solo puedo calificar de espectacular, de portentoso a todos los niveles. El Cine, como cualquier manifestación artística, sirve para hablar del alma, para expresar lo que llevamos dentro de nosotros. Algo que hoy se está olvidando; lo hace el Hollywood del merchandasing, pero también lo hace el cine pretendido de autor, que lo único que logra en un porcentaje muy alto de los casos son productos pseudointelectuales con aires de grandeza. Películas que al final solo son eso, aires, simples pinceladas. Pocos directores y creadores quedan que no hayan dejado por imposible al público y quieran verdaderamente aportar algo.

Como sucede semanalmente, muchos de los que han hablado de “Un Monstruo viene a verme” se han quedado en lo anecdótico. Dicen que la película trata sobre un niño que tiene una madre enferma, que se lleva mal con su abuela mandona y que se le aparece un monstruo casi todas las noches que tiene ganas de contarle historias. Por mi parte prefiero ir un poco más allá. Porque esta película tiene dos ejes fundamentales que muy poquitos han sabido ver. Por un lado, está la pérdida de un ser querido, el no saber cómo decir adiós a ese familiar que se marcha. Y por otro Bayona rinde un homenaje a las historias, y a cómo se cuentan esas historias. Porque desde que el mundo es tal, los seres humanos hemos utilizado las historias para hablar de nosotros. Y la historia de la película se cuenta de dos formas: a través del cine y del dibujo. El dibujo refleja el punto de vista del protagonista, Connor O´Maley ( Lewis McDougall), un pre adolescente de doce años que ve cómo su madre Lizzie (Felicity Jones) sucumbe a las garras de una terrible enfermedad. “Es la historia de un chico que era demasiado mayor para ser un niño, y demasiado joven para ser un adulto”. Connor recibe una noche la visita de un monstruo (Liam Neeson) que le ayudará a afrontar los terribles momentos que vive, haciendo que el joven se enfrente a su verdad interior. A través de los dibujos, el espectador va conociendo la evolución personal de Connor y cómo este aprende la principal lección que le transmite el monstruo: “Los seres humanos son animales complicados”.

Aparte de estas cuestiones en la cinta se refleja la dura situación que viven las víctimas de bullying o violencia escolar, pero este tema sin dejar de ser importante, no es la clave del film. De hecho, la mayor complicación a la que se enfrentaron Bayona y el autor del libro Patrick Ness a la hora de hacer la adaptación, era conseguir un punto de equilibrio adecuado entre los temas que trata el relato para que no se perdiese de vista lo principal. Algo que consiguen sin duda, porque esta es de las mejores adaptaciones que he visto, no solo por la fidelidad al material original, sino porque Bayona ha comprendido lo que quiere transmitir el relato y no ha hecho macabras interpretaciones metafísicas. Ha ido a la esencia de los personajes y también le ha dado su toque personal que le queda muy bien. Un proceso que le ha llevado varios años y con el que ha demostrado que tiene cariño por su trabajo, que le gusta lo que hace, y que sabe dirigir muy bien a los actores.

Sensacional es el trabajo de Lewis McDougall, el niño que interpreta a Connor. Espero que en el futuro sepa escoger los proyectos y no acabe convertido en una marioneta de franquicia adolescente pasada de vueltas. Lewis hace que el espectador se conmueva, tenga ganas de gritar, de llorar, que experimente su rabia y frustración. Pero no menor es la tarea de los demás actores; como Liam Neeson interpretando al Monstruo con Motion Capture trayendo una criatura más humana que muchas otras del cine reciente. Una genial Sigourney Weaver interpretando a la sufriente abuela de Connor y la genial Felicity Jones a la que deseo no amorticen demasiado rápido a nivel cinematográfico porque en los próximos meses vamos a verla en dos películas más. Si alguien quiere profundizar un poco más en la génesis de este film, recomiendo la lectura de un libro sobre el film escrito por Desireé de Fez, crítica de cine que ha cubierto el rodaje de la película, en el que se explica a través de entrevistas al director, actores, guionista etc. todo el proceso creativo  de la película hablando de las dificultades que han tenido que afrontar. El libro se llama “Un Monstruo viene a verme. El arte de la película y la visión de sus autores”, editado por Norma.

Esta es una de esas grandes historias que comprendes aunque seas demasiado pequeño para entenderla. Por eso, “Un Monstruo viene a verme” es para mí una obra maestra.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s