ANIMALES NOCTURNOS

Resultado de imagen de animales nocturnos pelicula

Este fin de semana, se estrenaba la nueva película de Tom Ford, director de “A single Man”, diseñador de moda, de gafas, de perfumes y un largo etc. Hace años cosechó buenas valoraciones con su primera película, protagonizada por Colin Firth y Julianne Moore. Y este ha vuelto a conseguir la aprobación de un grupo importante de críticos así como el Gran Premio del Jurado en el pasado Festival de Venecia. Vamos, que es una película con cierto reconocimiento, con un director de cierto prestigio, y unos actores de primer nivel. En su reparto encontramos a Amy Adams (últimamente parece que es la única actriz de Hollywood), Jake Gyllenhall, Michael Shannon, Michael Sheen, Jena Malone o Armie Hammer. Además, es una película de estudio importante como Universal, y se supone que adapta una de las grandes novelas de la literatura norteamericana según Saul Bellow, titulada “Tony and Susan” (en castellano, Tres Noches). Con todos estos ingredientes, podemos esperar una cinta de calidad. Pero en su lugar, lo que el espectador se va a encontrar es un producto deslavazado, con personajes vacíos por no decir mal perfilados, una estética pretenciosa y un ritmo aburrido que conduce al inevitable sopor.

Personalmente no tengo nada en contra del cine de autor, pero sí que hay algo que me molesta como espectador que paga su entrada (nada barata por cierto): que me tomen el pelo. Sobre todo, porque mi caso es muy particular, y soy consciente de que la mayor parte de los espectadores no lo harán; pero me gusta leer siempre las novelas que son objeto de posterior adaptación a la gran pantalla. Hago esto porque, aunque no lo parezca, suele venirme bien como escudo ante determinados intentos de vacile por parte de los “autores” de los que hablo. Y no es la primera vez que me pasa este año. Hace unos pocos meses, sucedía lo mismo con lo último de Tim Burton. Pero donde el genio de Eduardo Manostijeras intentaba guardar un poco de la esencia del Miss Peregrine literario (sin conseguirlo tampoco del todo), Tom Ford ha hecho todo lo contrario con el libro de Tres Noches de Austin Wright. Directamente, se lo ha pasado por donde la espalda pierde su casto nombre. Entiendo que un creador quiera dejar su huella personal en lo que hace, pero cuando se trata de una adaptación ya sea de un libro o de un cómic, el director no debería perder de vista el hecho de que la idea no es suya, sino del tipo que ha escrito la novela. Por lo que debería, por lo menos, guardar ciertas apariencias de respetabilidad hacia el texto original.

¿De qué va Animales Nocturnos?

Pues nos cuenta la historia de Susan Morrow (Amy Adams) una vendedora de obras de arte que siente que le falta algo en su vida. Un día, recibe un paquete en el que hay un manuscrito firmado por Edward Sheffield ( Jake Gylllenhall), su primer marido. El libro lleva por título “Animales Nocturnos”, y Edward solicita que lo lea y le comente sus impresiones. Susan comienza la lectura del mismo, y el espectador lo hace con ella. La película nos sumerge en dos relatos simultáneos: la vida de Susan con su nuevo marido Hutton (Armie Hammer) y los sentimientos que produce en ella la lectura del libro y por otro lado, el relato de “Animales Nocturnos”, que es la parte policíaca del film y la más llevadera, aunque lo es momentáneamente, porque el destrozo que ha hecho Tom Ford con la obra de Austin Wright es de proporciones épicas. Como adelantaba antes, el perfil de los personajes en la película no tiene nada que ver con los del libro, y en ese intento de hacer algo diferente, lo único que Ford ha conseguido es vaciar de contexto la historia, haciéndola incomprensible no solo para el público lector de la novela sino para el neófito.

En el libro, Susan no tiene nada que ver con el mundo del arte, es una profesora de instituto a tiempo parcial; su segundo marido, Arnold (no Hutton como en el film), es un neurocirujano de cierto prestigio al que conoce porque es vecino suyo en un bloque de viviendas de Texas y porque su esposa es una mujer mentalmente inestable. Además, le conoce durante unos días en los que Edward está ausente escribiendo una de sus primeras novelas. No como en el film que le conoce durante el máster que ella hace en la universidad sobre una materia que no conocemos. Además, en la película se inventan una mala relación entre Susan y sus padres porque ella quiere casarse con Edward, que en la novela es inexistente. Porque en el texto, los padres de Susan están encantados de que se case con Edward, ya que adoptan al chico cuando este se queda huérfano de padres siendo adolescente.

Menciono solo unos pocos de los múltiples cambios para que el lector se haga una idea de que el film va por un lado y el libro por otro. Creo que lo único que ha demostrado Tom Ford con esto es que es un tanto pretencioso y que no todas las historias se adaptan a su particular mirada del mundo. Si algo positivo puedo sacar de la película, es el trabajo de los actores, que hacen lo que pueden con un guión catastrófico, entrópico y vacío de todo. Pero como siempre digo, todo esto no es más que una opinión personal. El que quiera, que vaya a verla, seguramente encuentre algo que yo he sido incapaz de ver.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s