HASTA EL ÚLTIMO HOMBRE: UNA GRAN EPOPEYA

Resultado de imagen de hasta el ultimo hombre

Mel Gibson regresa a la dirección después de varios años de parón cinematográfico tras las cámaras, aunque sí que ha echo alguna que otra película como actor protagonista (como la entretenida “Vacaciones en el Infierno” o la reciente “Blood Father”). El regreso del artista australiano viene acompañado con varias nominaciones a los Globos de Oro, entre las que se cuentan las de Mejor Director y Mejor Película Dramática. No es para menos. Sin duda, “Hasta el último hombre” es de lo mejor que nos ha traído el 2016 en cuanto a cine, una de esas historias épicas que echábamos de menos porque se alejan del mundo de los cómics y los superhéroes, demostrando que hay muchas más historias que contar que las de las viñetas.

El film nos relata la historia real de Desmond Dass (Andrew Garfield) un objetor de conciencia que formó parte del ejército de Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial. Combatió en Iwo Jima, en una de las batallas más cruentas, la de Hawksaw Ridge (el acantilado de la isla nipona que da nombre a la película). Desmond, haciendo un alarde de valentía sin precedentes, estuvo durante toda una noche y medio día más, rescatando a compañeros heridos, bajo el constante acecho de la muerte en forma de soldados enemigos o de las bombas procedentes de la marina. Y todo esto, sin empuñar nunca un arma. Porque Desmond no estaba dispuesto a matar a nadie. Estos actos heroicos le valieron la Medalla de Honor del Congreso y el respeto y admiración de sus compañeros, hasta el punto de que ya no querían entrar en batalla sin él.

Una película que nos habla del valor, del sacrificio, de la lucha por aquello en lo que creemos sin dejarnos amedrentar, y sobre todo, un alegato sobre la Fe en todos los sentidos. Una cinta muy políticamente incorrecta que seguramente escocerá a más de uno, rodada de forma magistral (los momentos bélicos nada tienen que envidiarle a Spielberg y su soldado Ryan), con unas interpretaciones geniales (Andrew Garfield demuestra aquí que es un actor bandera y que tiene un gran futuro si escoge bien los proyectos a realizar) tanto del protagonista como de los secundarios como Hugo Weaving o Vince Vaughn. Como digo, Mel Gibson nos trae una película inolvidable y apasionante, digna de todos los premios que le puedan caer, otra cosa es que los académicos y los medios no se dejen llevar por sus opiniones subjetivas y sean capaces de abstraerse para poder valorar al artista y no al individuo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s