LOS SUPERHÉROES Y LA FILOSOFÍA

Resultado de imagen de los superheroes y la filosofia

Este es un libro que no solo llenará de significado la vida de los lectores de cómic, como aseguró sobre él Kevin Smith; también servirá para cerrar unas cuantas bocas, las de aquellos que se empeñan en hacer gala de su infinita ignorancia, asegurando, que los superhéroes no pueden tomarse en serio porque solo son tipos con pijamas y disfraces llamativos. Un volumen que recoge 16 ensayos  escritos por profesores de filosofía como Matt Morris y Tom Morris (firmantes del manuscrito) en colaboración con guionistas de la talla de Mark Waid, Jeph Loeb o Kevin Smith. No vamos a profundizar en todos los ensayos porque eso daría para escribir un nuevo libro, quizás varios, pero sí que ahondaremos en los que a nuestro juicio, son los más interesantes, para así dar una idea a los lectores de lo que se van a encontrar en dicho libro. Editado por Blackie Books, supone un gran entretenimiento, no solo porque aprendes cosas nuevas de personajes a los que conozcas menos, sino porque a aquellos que te resultan más familiares, los redescubres desde una óptica diferente. Todos sabemos (algunos se empeñan en que no, pero no tienen razón aunque pataleen mucho) que las tramas superheróicas han tocado cuestiones primordiales a las que nos enfrentamos los seres humanos a diario.

El significado del bien y el mal, los límites de la violencia, los problemas de la justicia más allá de la ley, la definición de lo humano y lo sobrehumano; la corrupción política, el terrorismo, la ciencia carente de ética, la ambición desmedida, la obsesión con el poder y un largo etc. de cuestiones, se encuentran a lo largo de estas páginas. Y sería correcto comenzar haciéndonos una pregunta: ¿Qué es la Filosofía? Porque de eso va este libro ante todo. Del amor por la sabiduría. Esto es lo que significa literalmente el término filosofía. Sabiduría, una palabra devaluada, que poco a poco se va perdiendo en el tiempo como las lágrimas en la lluvia de Roy Baty en Blade Runner. En estos tiempos de placeres instantáneos y fugaces ¿por qué hay que buscar el conocimiento? Si resulta que está a un solo click de nuestro ratón. Claro, estamos en la era de la Post Verdad, en la Post Democracia, en los tiempos de la desinformación viral, y de esto, le echamos la culpa a unos pocos; tienen la culpa los jefes de los periódicos, los directivos de las empresas, los gobernantes. No digo que no tengan su porcentaje de culpa, pero ¿ellos tienen la culpa de que nosotros, individualmente, no seamos capaces de comprarnos un libro y sentarnos en el sofá de casa a leer? ¿Viene directamente un ejecutivo a impedirnos que hagamos eso? Esto me recuerda a un episodio de Daredevil en el que una mujer llamada Mary Walker culpa de su caída en la delincuencia a un accidente que el Hombre sin Miedo causó sin pretenderlo. Daredevil replica:

No Mary. Eres lo que eres por las decisiones que tomas. A veces, ¡la vida es una tragedia, es dolor, son accidentes! Pero ¿estaba yo contigo cuando apretaste tu primer gatillo? ¿Estaba yo contigo cuando causaste la primera muerte? ¡No! Son decisiones que tomaste tú sola”

Pues precisamente hay que buscar el conocimiento para no caer presa de la demagogia ni de las excusas baratas. Pero especialmente, hay que buscarlo para ser libres. Y de eso trata este libro. Puede que no tengamos fuerza sobrehumana, puede que no tengamos garras metálicas, puede que no tengamos un sentido rádar muy desarrollado, puede que no podamos expulsar rayos láser por los ojos. Pero hay una cosa muy clara respecto al mundo en que vivimos, al menos desde mi punto de vista, y es que estamos faltos de inspiración. Las nuevas generaciones más aun.  Es en este mundo cuando quizás Superman, Batman, Daredevil y muchos otros, son más necesarios que nunca. “En una cultura en la que impera la actuación en interés propio y la pasividad autocomplaciente, en la que las personas solemos sentirnos más inclinadas a ser espectadores que participantes y por lo general preferimos la comodidad fácil a iniciar un cambio (por necesario que pueda resultar), podemos olvidar la relativa rareza de la motivación  que hay detrás  de lo que, sin duda, es una actividad heroica”. Los superhéroes nos ofrecen algo a lo que aspirar en nuestras vidas. Tenemos héroes en la vida real, comúnmente olvidados; policías, bomberos, médicos…gente que se juega su vida para salvar la nuestra.  Los superhéroes, desde nuestra infancia y durante nuestra edad adulta, nos recuerdan la importancia de la disciplina, del sacrificio, de invertir en cosas buenas, nobles e importantes.

Séneca dijo una vez: “A ningún varón con nobleza de espíritu lo deleita lo vil y lo sórdido; la hermosura de lo grande le cautiva y exalta”. Así ocurre con Superman y otros. En el ensayo “la auténtica verdad sobre Superman (y sobre todos nosotros) de Mark Waid, se nos da una clave fundamental para nuestra vida: “Superman  es la única persona que acepta su yo más profundo, celebra su yo genuino, y luego emplea todos sus poderes en el bien de los demás, así como de sí mismo”. Debemos aceptarnos tal y como somos, sin sentir ninguna vergüenza, ningún miedo. Por supuesto que Maslow defendió que una de las necesidades básicas del ser humano es sentirse integrado en la sociedad, pero, citando a Jor-EL: ¿Qué ocurre si un hombre quiere ser algo diferente de lo que la sociedad tiene pensado para él? ¿Debemos encerrar nuestro yo genuino y convertirnos en un engranaje más de la maquinaria para mantener el statu quo? La pregunta acerca de nosotros, de quienes somos, seguramente se la hagan muchos jóvenes que tienen miedo a mostrar que son frikis porque a lo mejor los compañeros de clase los pegan o insultan. ¿Es mejor engañarse a uno mismo para encajar? Séneca también escribió: “Elige a aquél de quien te agradó la conducta, las palabras y su mismo semblante, espejo del alma; tenlo siempre presente, o como protector o como dechado. Precisamos de alguien, lo repito, al que ajustar como modelo nuestra propia forma de ser”.  Es mejor que los niños tengan como modelo a seguir a Superman, a algún científico que descubra la cura de una terrible enfermedad, que a alguno de los múltiples iletrados que pueblan las publicaciones sensacionalistas ¿no?

Otro ensayo muy interesante es uno referido al Caballero Oscuro, titulado: “Batman y sus amigos. Aristóteles y el círculo íntimo del Caballero Oscuro”, donde se estudia la amistad aplicando los tres tipos de la misma que acuñó el filósofo griego. Este aseguró que existen tres niveles dentro de la amistad. En primer lugar, encontramos la denominada amistad por interés o utilidad, aquella basada en la extracción de beneficios prácticos por las dos partes, como la que mantendrían grupos como los Vengadores o la Liga de la Justicia. La segunda forma de amistad es un poco más elevada y se llama “amistad por placer”, basada ya no en el beneficio, sino en el disfrute compartido; y luego existe un tercer nivel, la amistad perfecta o completa, igualmente llamada amistad por virtud, la clase de relación que solo se produce entre dos personas comprometidas, entregadas la una a la otra. Es una relación en la que un amigo desea el bien del otro “por él mismo”, alejada del utilitarismo. Si hay un héroe que tiene un compromiso férreo con algo, es Batman. En su caso, en la lucha contra el crimen. Bruce Wayne consagra su vida a esta causa tras el asesinato de sus padres. Y al volcar su vida en esto, renuncia a la amistad, renuncia a tener una familia. Batman constata que ser un héroe no implica necesariamente ser súper. Tener dones sobrehumanos es una ayuda, pero no lo fundamental. Un héroe es alguien que lo da todo por el bienestar de los demás. Se necesitan otras cualidades para poder llegar a serlo.

“Los superhéroes y la filosofía” es un libro esencial para ahondar en estos míticos personajes y comprobar que son más cercanos a nosotros de lo que parece. Da igual que uno sea más de Marvel que DC o viceversa. La cuestión es que estos personajes pueden ayudarnos a encontrar una luz. Debemos unirnos a ellos bajo el sol, y juntos podemos realizar grandes gestas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s