EL BAR: LA VIDA ES UN ENCIERRO

Resultado de imagen de el bar pelicula

Podría decirse que este fin de semana ha sido monotemático, en el sentido de que he podido ver las dos últimas películas de Alex de la Iglesia. Su nueva obra, “El Bar”, que se ha estrenado en cines el pasado viernes, y ayer domingo, en Movistar vi la anterior, “Mi Gran Noche”, una comedia enloquecida en la línea de lo que le gusta hacer a su director. Y con ambas películas, lo he pasado muy bien, confirmando que Alex de la Iglesia es uno de los mejores directores que tenemos en el cine patrio actual, junto con Alberto Rodríguez, Rodrigo Sorogoyen o Juan Antonio Bayona (le moleste a quien le moleste). De la Iglesia nos trae ahora no una comedia sino una cinta de terror…¿o es un thriller?…¿O es Ciencia Ficción apocalíptica?…¿O quizás es todo esto junto y algo más?

Junto con su compañero habitual de guiones, Jorge Guerricaechevarría, nos encontramos en una historia que comienza en la barra de un bar cualquiera a media mañana. Personajes variopintos se encuentran tomando algo. Una pija llamada Elena (Blanca Suárez), un hipster que se dedica a la publicidad llamado Mario (Mario Casas), una mujer que se aburre de su vida de ama de casa que tiene por nombre Trini (Carmen Machi), y luego están la dueña del bar, Amparo (Terele Pávez) y el camarero Sátur (Secun de la Rosa). Además de unos oficinistas, un barrendero, y un mendigo llamado Israel (un genial Javier Ordoñez). En principio, todo transcurre con normalidad. Cada personaje tiene su historia personal, no hay nada que los relacione. Pero todo cambia cuando uno de los oficinistas, al salir del bar, recibe un disparo en la cabeza. En pocos minutos se crea el caos, que desemboca en un relato de terror, de tensión pura y dura que no descansa en ningún momento, sobre todo por las dos preguntas que se empiezan a hacer los personajes, que no se atreven a salir del recinto: ¿Y si el peligro está dentro? ¿Y si los disparos tratan de evitar que el peligro salga del interior del bar y afecte a los de fuera?

¿Qué es lo que nos cuenta “El Bar”? Pues es una película que versa sobre la vida desde una perspectiva diferente. En palabras del propio director: “La vida es un encierro inexplicable del que no encontramos salida. Una serie de circunstancias erróneas, o aún peor, casuales, nos llevan a vivir una vida que no parece la nuestra. Pero, si profundizamos, no se trata de nuestra vida, en realidad, es nuestro yo. Estamos atrapados en nuestra propia conciencia, encarcelados por nuestros deseos, odios, amores etc.” “El Bar” versa sobre la condición humana, sobre que en el fondo, todos somos malvados, y en las situaciones límite no pensamos más que en nosotros mismos. En este film, De la Iglesia sigue el modelo de relatos anteriores como “La Comunidad”, “Mi Gran Noche” o “Las Brujas de Zugarramurdi”, siendo esta nueva película muy superior en cuanto a tratamiento de personajes y fondo del guión. El relato está muy bien comenzado, pero también muy bien acabado (de hecho, la secuencia final, da auténticos escalofríos por su hondo significado).

Hay que destacar también la labor de dos actores específicamente, Blanca Suárez y Mario Casas, que han mejorado considerablemente respecto de cuando comenzaron sus carreras artísticas, siendo ambos intérpretes muy susceptibles respecto al director, como les pasa a una gran parte. Carmen Machi demuestra una vez más por qué es una gran actriz en cualquier papel que se proponga; Terele Pávez está en su línea habitual, casi que hace de ella misma. Pero quien es realmente especial es Javier Ordoñez, actor al que recuerdo de breves apariciones en “Aquí no hay quien viva” y al que hacía mucho tiempo que no veía. Su personaje de Israel, ese mendigo que parece enloquecido, pero solo lo parece, es realmente brillante. En definitiva, “El Bar” es una cinta que habla sobre constantes humanas como la codicia, la soberbia y la lucha que tenemos las personas diariamente contra nosotros mismos. Tiene toques de humor negro sensacionales, pero ante todo, me inclino por pensar que es una cinta de Terror con mayúsculas con inspiraciones diversas, muy bien dirigida, de ritmo ágil y casi diría yo, excelente. Espero que en los próximos Goya esté presente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s