LA CURA DEL BIENESTAR: LA ENFERMEDAD QUE LLEVAMOS DENTRO

Resultado de imagen de la cura del bienestar

“Todos llevamos dentro una enfermedad”. Este es el punto de partida de esta impresionante película de Gore Verbinski, director de “Piratas del Caribe”, “Rango” y “El Llanero Solitario”. Un joven y ambicioso ejecutivo de empresa es enviado a un balneario de los Alpes Suizos para buscar al CEO de la compañía y llevarlo de vuelta a Nueva York. En ese balneario se hacen tratamientos innovadores que curan el estrés y la ansiedad de la gente adinerada. Pero el joven Lockhart (Dane Dehaan) se dará cuenta de que en ese idílico lugar, no todo es lo que parece.

¿Cuál es esa enfermedad a la que se hace referencia en todo momento? Pues nos encontramos con un relato de terror que nos habla sobre la condición humana. Somos codiciosos, ambiciosos, ansiamos amasar poder y dinero sin importar a quien nos llevemos por delante. Nos elevamos en nuestras inmensas torres de marfil (rascacielos de wall street) y miramos al resto de los seres humanos como si fueran meros insectos. Esa es la enfermedad que nos corroe por dentro y que, “cuando adquirimos el don de la vista, ya no podemos seguir ignorando”. Una historia que tiene su inspiración en el Drácula de Bram Stoker, en el Resplandor de Stephen King, en la terrorífica “Shutter Island” de Dennis Lehane, y que no solo habla sobre esas pasiones tan pecaminosas mencionadas anteriormente; también es un retrato de la sociedad actual en cuanto a nuestra obsesión por la salud, el culto al cuerpo y la obsesión con alcanzar la inmortalidad a base de consumir juventud y pureza a través de la publicidad y los medios de comunicación.

Una película de género realmente sensacional y que desgraciadamente no está acompañada de una buena campaña de marketing, por lo que a nivel de taquilla posiblemente sus resultados no sean muy halagüeños. Al factor de la comunicación hay que añadir el hecho de que el terror reflejado en esta película es muy diferente a como lo concibe el cine en la actualidad, prácticamente copado con historias de poseídos y fantasmas en casas embrujadas. Verbinski acude a las fuentes, a los orígenes del género, a cuando se hablaba de la maldad inherente en el ser humano (algo que hace la nueva película de Alex de la Iglesia que comentamos aquí ayer), y crea una pesadilla auténtica que, por otro lado, se hace un poco eterna en determinados momentos. Si tuviese menor duración habría quedado mucho mejor respecto del ritmo. Ahora bien, esto no importa demasiado, como tampoco importa que el argumento sea un tanto previsible y el espectador vaya adivinando con facilidad los secretos que esconde el balneario. Por mi parte es una película muy buena, con buenas interpretaciones por parte del protagonista y del malvado Dr. Volmer interpretado por Jason Isaacs. Si a alguien le apetece un buen thriller, a pesar del ritmo, esta es su película.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s