EL BALCÓN DE LAS MUJERES: UN GRAN RELATO COSTUMBRISTA

Resultado de imagen de el balcon de las mujeres

Esta película ha sido una gran sorpresa. No es que tenga precisamente el mejor guión del mundo, ni que pretenda marcar tendencia alguna. Pero en un inmenso mar de productos similares entre sí, con historias que cuentan poco o nada, se sitúa esta producción procedente de Israel. Un relato costumbrista puro, en el que se nos cuenta la vida diaria de una pequeña comunidad ortodoxa en Jerusalén. El relato se inicia en la sinagoga durante la celebración del Shabat. Un accidente tiene lugar. El gineceo, el balcón de las mujeres, se derrumba. Entre las afectadas, se encuentra la esposa del rabino. Este, siendo ya un hombre mayor, entra en una grave crisis existencial mientras que su esposa está en coma. Unos días después, los vecinos como Aaron (Itzik Cohen) o Tikva (Orna Banai) se ponen a la búsqueda de un nuevo rabino que, de forma temporal, les ayude hasta que se recupere el suyo. En estas circunstancias, aparece un joven rabino llamado David (Avraham Aviv Alushi), que llega con ideas nuevas, bastante radicales, que pondrán en peligro la convivencia del barrio.

Sin duda, y como asegura el director de la película, Emil Ben-Shimon: “Esta es una película sobre mujeres valientes y fuertes. Mujeres que luchan por su lugar en Jerusalén, una ciudad sagrada para todas las religiones, y por su lugar en la comunidad y sus hogares”. Una cinta que nos muestra el fuerte vínculo de comunidad que existe en estas personas, algo que en pocos sitios de occidente se tiene en la actualidad, y sobre todo, el férreo papel que tienen las mujeres en el judaísmo, que como el propio rabino indica en la película: “Ellas son la Torá”. La guionista de la película, Shlomet Nehama, cuenta la experiencia personal que sirve de base para este film:

“Cuando tenía 12 años, nos mudamos del centro de Tel Aviv al barrio de Bucharian, en Jerusalén. El encuentro con el barrio y sus gentes me conquistó el corazón. Era un lugar lleno de vida, olores y sabores. Años más tarde, cuando volví al barrio, me sorprendí al ver los muchos cambios y el extremismo que se habían apoderado de él. “El Balcón de las Mujeres” representa el doloroso deterioro de esta comunidad, cuando un rabino se aprovecha de la crisis en la misma y se infiltra en ella. Pero la película también ofrece el consuelo de que la religión puede ser diferente”.

Quizás es por esto por lo que me ha gustado especialmente esta película. Porque contiene algo más, porque quiere transmitir algo que es más importante que nunca en los tiempos que vivimos. Lo hace con humor, pero no dejamos de ver en ningún momento el trasfondo dramático que contiene. El Balcón de las Mujeres habla no solo de los peligros del fanatismo religioso, habla también de la relación del hombre con Dios, habla del amor, del perdón y de la redención. Una película preciosa y una sorpresa cinematográfica deliciosa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s