FAST AND FURIOUS 8: MUCHA DIVERSIÓN, MUCHA ADRENALINA

Resultado de imagen de the fate of the furious 8

Posiblemente estas películas no pasen a la historia del séptimo arte por sus cualidades artísticas, pero seguramente se conviertan en objeto de estudio para las futuras generaciones de cineastas en lo concerniente al marketing y…¡Sí! Seguramente a cómo saber manejar una larga serie de películas haciendo que las mejores no sean las primeras, sino las secuelas sucesivas. Porque Fast and Furious está bien en sus comienzos (las dos primeras no están mal, son correctas y producto de su época y momento). Pero es que la verdadera emoción, la auténtica aventura se están dando ahora, precisamente desde su quinta entrega (algunos dicen que la cuarta es buena, para mí es de las más flojas). Considero que las mejores de toda la saga son la número 5 y esta nueva que se ha estrenado esta Semana Santa. La anterior está bien como homenaje a Paul Walker (el final de la séptima entrega es de las mejores despedidas que se han dado a un personaje), y en esta octava sigue habiendo algún que otro guiño al mejor amigo de Dominic Toretto, un amigo que con el paso del tiempo se acabó convirtiendo en su hermano.

Vin Diesel ha afirmado en varias ocasiones que querían finalizar la saga con una trilogía. ¿Realmente será la décima entrega la última película? El tiempo  y la taquilla lo dirán. De momento, nos quedamos con esta nueva aventura, que además trae cambios sustanciales en las vidas de los personajes. Brian y Mía ya no están, viven sus vidas aparte con los niños. Toretto y Leti se encuentran de luna de miel por Cuba. Un día aparece una atractiva mujer llamada Cipher (Charlize Theron), quien le hace a Dom una oferta que no puede rechazar. Toretto debe volver a ser el que era antes, el delincuente frío que había prometido dejar atrás, dando la espalda a la Familia. Pero ni Hobbs (Dwayne Johnson) ni Roman(Tyrese Gibson), ni Leti (Michelle Rodríguez) ni Tej (Cris Bridges) le darán la espalda a él. Van a enfrentarse a lo único que no pueden dominar, y para ello necesitarán la ayuda de un viejo enemigo, Deckard Shaw (Jason Statham).

¿Qué es lo que nos trae esta nueva entrega de los conductores más hábiles del cine? Pues mucha acción, mucha diversión, mucho macarrismo y un gran espectáculo de dos horas y cuarto que hará las delicias de los fans, no solo del producto en sí, sino de los que les guste la acción. El director de la película, F. Gary Gray (Straight Outta Compton) demuestra que sabe hacer buenas secuencias repletas de adrenalina y que es un buen director de actores. De hecho, algo muy positivo que aporta esta nueva cinta es un villano a la altura. Charlize Theron es una malvada tan guapa como letal, de los mejores personajes malvados que se ha visto en el género en los últimos tiempos. Y ahora tenemos también la química que desprenden Statham y Johnson, se nota su buen rollo y que se sienten cómodos en sus papeles. Como decía al comienzo, esta octava entrega supera con creces a la sexta y séptima, que eran más repetitivas y mucho más lineales. Aquí se ve una evolución en los personajes, con giros argumentales (un tanto previsibles) pero que por lo menos no transmiten sensación de que estás viendo una nueva repetición de lo mismo. ¡Ojo! Sigue siendo lo que ha sido siempre desde la quinta entrega, pero con matices. Desde luego, el que quiera ver algo sesudo, metafísico mejor que vea otra cosa, esta no es su película, pero si solo quiere divertirse y pasarlo bien, que no lo dude.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s